¿Que es el cristal de plomo ¿

Cristal de plomo es una mezcla de arena de cuarzo, potasa, y pigmento de plomo, y es el sinónimo de la joyería elegante, decoration o objectos de uso.

Cristal de plomo – en contraste al vidrio de utilidad convencional de silicato, como ventanas, botellas o vasos – es una mezcla de arena de cuarzo, potasa, y pigmento de plomo (Pb3O4), y es el sinónimo de la joyería elegante, decoration o objectos de uso (diamantes de imitacion, candelabros, vasos de vino y champagne, jarras, etc.).

Piezas clasicamente preparadas son sopladas por vía oral, cortados por mano con discos de piedra y finalmente pulidos en ácido fluorhídrico. Este proceso resulta la calidad verdadera. Productos industriales contemporaneos  prensados por maquinas – sin puliment-  una erosion y fabricacion mecanizada de una artesania.

Origen y la casa del cristal de plomo

La “casa” del cristal de plomo cortado por mano es Europa Central: las montañas de Šumava y las Montañas Ore.

La “casa” del cristal de plomo cortado por mano es Europa Central: las montañas de Šumava (República Checa, Baviera) y las Montañas Ore (República Checa, Polonia). Hasta al fin del siglo 20 los importantes fabricantes aqui se encuentran. Después de la “vuelta” del Bloque del Este, muchos de los anteriormente “Grandes” desaparecieron. Hoy en día es un grupo de especializados (sopladores, cortadores, pulidores) entusiatas que siguen la tradición de este artesania.

Cristal de plomo de Bohemia completamente hecho a mano

A mediados del medioevo la región de Bohemia se afianzó como la cuna del cristal. La invención del cristal de plomo de Bohemia cultivó un gran comercio y hace más de 150 años que la Escuela del proceso del cristal de Bohemia estuvo entre las más reputables del mundo.

Desde los tiempos del imperio Austro-Húngaro, el cristal de plomo de Bohemia ha sido utilizado para adornar las casas y castillos de la aristocracia alrededor del mundo con copas, vasos, floreros, jarros, fuentes, platos, etcétera.

Sin dejarse afectar por la moda el cristal de plomo de Bohemia sigue siendo genuino sin perder su belleza y actualidad. Sus bordes perfectos, el brillo plateado de sus cortes, así como los finos adornos, requieren de la mano humana, ya que dichas virtudes no pueden ser reproducidas por una máquina. La exquisita calidad de estas piezas de cristal de plomo está determinada por diversos factores: el cristal puro contiene un 24% de plomo, la decoración perfecta – fruto de un ojo experto, la habilidad de una mano precisa y segura, el sentido del arte en los adornos y un profundo entendimiento de que cada pieza es única.

Un notable equipo de expertos asegura la creación de piezas con único valor y calidad de reconocimiento internacional.